Absceso y Fistula Anorrectal

Un absceso anal es una cavidad infectada cerca del ano, que se causa por la obstrucción de glándulas anales, se presenta con síntomas como dolor, enrojecimiento o hinchazón alrededor del ano, además se puede presentar con fiebre o escalofríos.

El diagnóstico se realiza con una exploración física y en algunos casos puede ser necesario estudios de imágenes.

La mayoría de los abscesos requieren tratamiento quirúrgico el cual consiste en realizar una incisión en la piel cerca del ano y puede realizarse en el consultorio con anestesia local o en quirófano (dependiendo de del tamaño y localización.

La fistula anal es un pequeño trayecto que se origina dentro del canal anal y termina en una apertura exterior cerca del ano, es el resultado de un absceso anterior (hasta un 50% de las personas con abscesos desarrollara una fistula).

El síntoma principal es el drenaje de un orificio cerca del ano, el diagnostico se realiza con la exploración física y en algunas ocasiones es necesario realizar un estudio de imagen.

La cirugía siempre es necesario para el manejo de las fistulas, se realiza una fistulotomía la cual consiste en abrir la fistula para una adecuada cicatrización, si la fistula compromete una porción importante del esfínter se puede optar por otras técnicas quirúrgicas.